jueves, 7 de abril de 2016

Posición sobre el proceso electoral peruano 2016



Ante un proceso electoral en el que estamos obligados a votar por severas multas el primer filtro naturalmente es la vida y la familia. Eso no es negociable. Un candidato para ser elegible tiene que oponerse totalmente al aborto y a la agenda gay. Simplemente no hay excusas, todo lo demás viene después. Es resaltable que este año a pesar de la persecución religiosa y el estado agresivamente laicista en que estamos inmersos,  un obispo haya tenido el coraje de cumplir con su misión y haya dicho la verdad: que para un católico es pecado votar por candidatos abortistas, si hay algo que reprocharle es sólo mencionar a los dos que explícitamente lo mencionaban y no a todos los candidatos abortistas.


Dicho esto están descartados los candidatos que impusieron las encuestadoras,(sin contar los expulsados)  Keiko Fujimori, Alan García y Pedro Pablo Kuscynsky, así que había que buscar en los que las encuestadoras escogieron como "Otros". Descontando a los impresentables Verónica Mendoza y Alfredo Barnechea, quedaban como bien aspectados cuatro: Nano Guerra, Antero Florez, Francisco Diez Canseco y Miguel Hilario, todos se vendían como providas y tres de ellos participaron en la Marcha por la Vida. Lamentablemente Nano Guerra también participó en un evento pro lobby gay y Florez y Diez Canseco eran permisivios con el mal llamado aborto terapéutico. Al final, tras las renuncias,  solo quedaron Araoz e Hilario , el primero aunque se vendía como provida aún con el auspicio de páginas contra el aborto, apoyaba el mal llamado aborto terapéutico, puede que sea un ignorante y no sepa de que se trata pero en todo caso no es claro y está descartado. Quedaba Miguel Hilario pero ante la pregunta del aborto por violación (es decir: pena de muerte para los niños hijos de violadores) dice algo como "empoderar a las familias para que decidan". Inconsistente, poco claro y potencialmente peligroso.

En consecuencia ninguno de los candidatos considerables tiene un discurso radical provida y profamilia por lo que he decidido votar en blanco y elegir eso si, un congresista pro-vida. En este caso el pastor Julio Rosas, es cierto que está en herejía, pero a pesar de ello es el único que hace campaña pro-vida y pro familia con absoluta claridad. Me abstengo de votar por otro de su partido porque no me parecen confiables. Por el Parlamento Andino por supuesto que dejo el voto en blanco porque así el Congreso tiene que escoger entre ellos personas a los que ya se les paga y no vendrán nuevos políticos a cobrar mucho por un trabajo que no me queda claro que sea real o que valga lo que nos cuesta. 

Así pues mi voto será como sigue: 

Presidente: Blanco
Congreso: Julio Rosas (Alianza Para el Progreso  # 8 Lima) Parlamento Andino: Blanco 

Para terminar una breve opinión de algunos candidatos, sin contar su ya mencionado apoyo al crimen del aborto y algunos sucesos de esta insufrible campaña: 



http://elmontonero.pe/assets/uploads_images/452c6-vap.jpg

Keiko Fujimori: No tiene experiencia, su arraigo es sólo por reconocimiento a los logros de su padre, lamentablemente junto con los logros también hubo corrupción y crímenes, por lo que sería mejor que la elijan por ella misma y no por su apellido pero no le veo condiciones para lograrlo ni para gobernar, además apoya a la CVR y está contra el 5 de abril y ha  separado a personas valiosas de su entorno,  lo que la expone como manipulable. 

Alan García: Ya gobernó dos veces, la primera vez fue apocalíptica, la segunda fue mejor pero aún con graves cuestionamientos y mucho de lo que promete tuvo la oportunidad de hacerlo en su gobierno y no lo hizo. Sería además darle demasiado poder a un partido como el Apra que es voraz y coparía el Estado de manera masiva.

PPK: Para muchos el mal menor, a mi juicio es muy mayor además de que ya ha estado en varios gobiernos. Tiene algunos cuestionamientos, aunque no demasiados, pero lleva en su lista a un personaje como Carlos Bruce, agresivo activista de la agenda homosexual. 

Verónika Mendoza: De lejos la más peligrosa, cualquiera es preferible frente a ella. Socialista, chavista, quiere cambiar la constitución. La historia ya la conocemos, no hemos sufrido tanto por el terrorismo para tener esta amenaza nuevamente. 

Intervención de la OEA y del Presidente Humala: Ambos intervencionismos condenables, además de poco serios e informales, en algún caso para favorecer a Guzmán o para apoyar las marchas anti-keiko. Nos muestra como lo que somos todavía, un país tercermundista.

Marchas Antikeiko y del 5 de Abril: Me parecen absurdas, si no se está de acuerdo con un candidato no se vota y punto. Las pataletas contra tal o cual o contra sucesos que no se conocen mas que por adoctrinamiento me parecen pueriles.

Organismos Electorales: no me queda claro que hace cada uno (ONPE; JEE; JNE) pero su conducta ha sido penosa, la ley electoral (que es responsabilidad del congreso y no de ellos, hay que decir) es confusa permite que candidatos se retiren para no perder la inscripción, saca unos candidatos y a otros no, con fundamentos tan complejos que los perjudicados se amparan en ello para descalificar todo el proceso. Lamentable.


En Conclusión, es necesario que quienes estamos interesados en combatir la expansión de la cultura de muerte y la ideología de género generemos una respuesta política real de manera urgente porque ya para el 2021 el panorama será peor. 

Junto con los temas que menciono como no negociables yo agregaría el esperado retiro de ese brazo político del MRTA que es la CIDH y que de una vez por todas se encarguen del tema de la seguridad ciudadana, yo abogo por la mano fuerte y la salida de militares a las calles, sin demora. Por supuesto estas medidas ya dependen de cada caso y puede haber otras salidas, elaboradas por gente que conozca más del tema, pero la cosa es que se hagan. 

Finalmente reitero que yo no soy demócrata, no creo en la República, pero la respeto profundamente por mi país y respetaré los resultados que se den. Considero que sea cual sea ése resultado será negativo, vendrán tiempos difíciles y a muchos nos irá mal. El 10 de abril no será una fiesta sino una hora aciaga que tendremos que enfrentar. Y sobrevivir resistiendo cinco años más. Espero que los peruanos podamos sobrevivir estos cinco años que vienen. Estemos juntos en esa tarea. No nos derrotarán. 

martes, 7 de julio de 2015

Rezar en la Catedral






"La comunión con Roma es más preciosa que la vida", decía Lord Byron y recogía el recordado Sacritán Serrano en su extinto blog, en un post que ha sido reproducido innumerables veces en diferentes blogs de la blogósfera católica.

Esto me parece importante, en estos tiempos en que la riqueza pluricarismática (de manera semejante a la pluriculturalidad de nuestras naciones) de la Iglesia y la diversidad de la ancha ortodoxa católica, puede llevar a los fieles menos avisados a dudas, desconfianzas, soberbias y malentendidos.

En efecto, el Obispo, es el lazo con el Romano Pontífice, Vicario de Cristo y garantía de fidelidad al Señor. 

Y en este convencimiento que yo sugiero una práctica que procuro aplicar cuando viajo. 

Una vez leí que San Josemaría Escrivá, (santo al que le tengo una particular devoción) cada vez que viajaba( ya al final de su vida terrena , para difundir las obras de esa magnífica realidad que es el Opus Dei) a una ciudad, lo primero que hacía era visitar al Obispo del lugar. Algo semejante hace ese gran defensor de los Derechos Humanos, sobre todo de los que no tienen voz, que es Eduardo Verástegui, siempre le veo postear fotos con el Obispo del lugar que visita. 

Pues bien, es posible que la mayoría de cristianos que no somos fundadores de espiritualidad o virtuosos épicos como don Eduardo, tengamos la oportunidad de visitar al Obispo de la ciudad a la que llegamos, por cualquier motivo (laboral, turístico u otro) ni el mismo la obligación de recibirnos.

Por lo que yo recomiendo, y lo he hecho las veces que he viajado, que lo primero que hay que hacer al llegar a una ciudad es ir a la Catedral a rezar por el Obispo a cuya jurisdicción llegamos. No me refiero a rezar en agradecimiento por la seguridad del viaje en  la capilla más cercana, lo cual está bien. Me refiero a un testimonio de fidelidad absoluta a la Sede que rige el lugar donde estamos, Yo pienso (quizás a algunos les parezca excéntrico) que es la primera actividad, (inclusive con las maletas aún). 

El testimonio que quiero manifestar es justamente que lo primero que se hace en una ciudad es arrodillarse en la Catedral y rezar ahí, para manifestar la fidelidad al Sucesor de los Apóstoles que el Papa ha puesto ahí para llevar a las personas a Cristo, personas con las que compartiremos durante nuestra estadía.

El testimonio que humildemente propongo, estriba en que es lo primero que se hace, resaltando la preeminencia del Obispo en la ciudad, que se reza por él (ya que importa que esté cerrada la catedral, rezar de rodillas en la puerta, o parado para no llamar la atención, o buscar que el vehículo pase delante para santiguarse y dedicar un avemaría al Obispo, lo que acomode mejor) que se obedece a aquel que al estar en comunión con el Santo Padre, gobierna la Iglesia. 

Tiene que ver también con dejar en segundo lugar, nuestra propia cultura, carisma, costumbres, sin renunciar por supuesto a ellas, y poner en primer lugar los esfuerzos pastorales de quien, como sucesor de los apóstoles se ha puesto a sí mismo en segundo lugar, para poner en primero a Aquel a quien nos recuerda su Cruz Pectoral.

Tiene que ver también con la renuncia y la obediencia, virtudes importantísimas para el apostolado y que nos cuesta mucho a quienes somos- como yo - muy soberbios y hacemos -justamente por el egoísmo- poco apostolado.

Yo lo he hecho un par de veces, en Huánuco, (ciudad de la ceja de selva peruana, con el mejor Clima del Mundo), bajando apurado de la Baijat, para entrar un rato al Santísimo, y arrodillarme frente al Señor de Burgos y a una imagen de la Reina de las Américas, regalada al Obispo ni más ni menos que por Fray José de Guadalupe, (cabe señalar que lloré de emoción), y en Chiclayo (ciudad en la costa norte peruana, la ciudad de la amistad, aunque un lustrabotas me asaltó ) donde su neoclasismo constrastaba con la chamuscada fachada de la Municipalidad, criminalmente incendiada durante una protesta, en cuyo interior encontré un cuadro de mi querido San Josemaría Escrivá de Balaguer, a quien mencioné al empezar este post y con el cual termino para no hacerlo muy largo.


Comparto esta práctica personal porque me sirve, me ayuda a renovar mi fidelidad a la Iglesia y me educa en la humildad, tan necesaria para mí. Espero  sirva también a alguien más.

Lo que pienso sobre la recta adhesión al Papa


La presente entrada nace de intentar reflexionar sobre diversos diálogos que he tenido con amigos ante la confusión que puedan suscitar algunas palabras y gestos del Santo Padre reinante o sus predecesores.
Para quienes somos cristianos es natural obedecer, defender y amar  al Romano Pontífice, lo cual es sano, y hay que recalcar que lo es, pero a veces puede caerse en el error de pensar que el sucesor de San Pedro es infalible en todos los actos de su vida, en sus gestos, palabras, entrevistas, vestimenta, comida, etc.
Nunca será suficiente recalcar con la fuerza y claridad que se necesiten,  que la fidelidad a Nuestro Señor Jesucristo pasa necesariamente por la fidelidad a la Iglesia que Él fundó, y a la obediencia al Papa. Cómo habrá adivinado, improbable lector, esta obediencia se funda en la fidelidad a Cristo, a la verdad.



Pongamos el caso, roguemos imposible, que el Santo Padre ordene o invite, a celebrar un pecado, verbigracia, la revuelta de Lutero. Coincidirá conmigo que es algo que no corresponde, que en conciencia no se puede hacer, que el Papa es el Papa, pero una herejía es una herejía.
¿Cómo actuar en el caso de un Papa que se equivoca, confunde o yerra? Es común esperar que los papas malos, estén en el pasado, en oscuros episodios históricos. Es más fácil reconocer que en el pasado hubo papas avaros, lujuriosos y hasta algún excomulgado y que en esta época ya eso no se da y que es imposible que nos toque un papa así, sin embargo en esta época de crisis, de tanta maldad y decadencia. ¿No es acaso posible que pase? Confieso que esta inquietud me ha asaltado, junto a algunos amigos que nos planteamos seriamente la pregunta. Obviamente descartando tanto las deformaciones maliciosas de la prensa como la papolatría irreflexiva de etiqueta, digamos “neocon” por llamarlo de alguna manera.
Pienso que ante el caso que pase algo, lo primero es mantener la calma y recordar Quien es el Jefe de la Iglesia y su Cabeza Invisible, segundo y no menos importante, siempre ser fieles. Nunca dar el paso de la rebelión. Si un buen papa acrecienta la fe, uno malo más aún. 
Puede haber confusión, pero históricamente cuando ha habido papas moralmente condenables el pueblo cristiano ha sabido separar la validez del pontificado, de los yerros, que pueda tener el pontífice.


Pienso que siempre hay que estar con el Papa, siempre. Simplemente no hay excusa. Hay que ser conscientes de cuando el Santo Padre es infalible y cuando no. Hay que estar alertas de los entusiasmos de la prensa mundana que  es la evidencia de que algo va mal. También hay que tener en cuenta qué es lo importante y qué es lo superficial.  El punto es que el Papa se equivoca, y lo hace todo el tiempo, (salvo cuando habla ex-cathedra, se entiende) como nos equivocamos tantas veces los cristianos y con pesos mucho menores que el de ser Vicario de Cristo.
Una aproximación sana a este fenómeno puede servir para evitar caer en el culto a la personalidad, la papolatría en versión "papaboys" que puede nacer de una adhesión afectiva para con el Santo Padre, que es definitivamente sana y deseable pero que tiene el riesgo de deformar ese amor en fanatismo vacío, o ni siquiera fanatismo sino en asentimiento constante irreflexivo, cuyo remedio es, a mi humilde entender, el punto medio de respeto adhesión absoluta y sin reservas pero siempre y solo en la verdad enseñada siempre por la Iglesia Católica.


Pero por supuesto este es un ejercicio interior, considero que como cristiano es necesario siempre decir la verdad, ser transparente, cuestionar, preguntar y señalar, con la prudencia del caso, pero sin dejar de conservar la unidad, la recta obediencia y defender, difundir, practicar y adherirse a la legítima autoridad que tiene el Papa como nuestro padre, pastor y monarca, para con nosotros,  hijos, ovejas y súbditos, a pesar de todo, incluso de Él mismo, con la prudencia , paciencia, humildad o resistencia. Y nunca, pero nunca, ceder a la tentación del desánimo o del olvido de Quien es la Cabeza Invisible de la Iglesia. Y siempre, pero siempre, rezar, acompañar y defender al Santo Padre, Sucesor de San Pedro y Vicario de Cristo.
Acompaña a esta entrada entrada diferentes imágenes de momentos dolorosos de nuestro común peregrinar que ud. agudo lector sabrá identificar.


sábado, 2 de junio de 2012

Mi opinión sobre los ataques a la Iglesia a propósito del caso del padre Gastón

.



Este es mi opinión sobre el caso del Padre Gastón



Tengo entendido que no es un sacerdote muy conocido entre los movimientos eclesiales, parroquias, grupos de oración y comunidades católicas diversas, sin embargo es muy conocido en ambientes extra-eclesiales, como la Universidad de Pando u ONGs. Conozco que el refereido sacerdote no ha sido claro ni prudente más de una vez en su trabajo como sacerdote.

Como sea es un sacerdote y como tal merece el respeto correspondiente a un sacerdote de la Iglesia Católica sin sanción. No es ni por asomo el caso de Martin Sanchez, Alberto Cutié, Marco Arana o el Presidente Lugo.



Yo evito llamarle Garatea, Padre Garatea, etc. Yo prefiero decirle Padre Gastón, el mismo tratamiento que uso (tratándole de usted) para con todos los sacerdotes sin problemas canónicos.



El padre Gastón no ha sido renovado en sus licencias por el Arzobispado, luego de 6 años de conversaciones, es la decisión que se ha tomado, tanto el Arzobispado como el padre Gastón han sabido guardar un pedagógico silencio como para que prensa, opinólogos advenedizos, adictos al chisme y católicos malintencionados aprendan a no meterse en lo que no les incumbe. Bien por ello.



Lo que ha seguido es una serie de ataques al Arzobispo y a la Iglesia por parte de los enemigos de siempre y la defensa cerrada de la libertad religiosa por parte de los católicos como corresponde. Con el error recurrente en algunos de estos católicos de caer en el maniqueísmo absurdo de decir (Arzobispo bueno- Cura malo) llegando a atacar a un sacerdote (que sin duda tiene sus fallas, conocidas por todos) para pretender defender a la Iglesia ( o a lo que entienden por Iglesia, que es un error también en el otro bando, esto también es interesante de desmenuzar ) Yo pienso que lo que corresponde aquí es la "venganza del cristiano" de la que hablaba acertadamente el martir de la Guerra Civil Española, Bartolomé Blanco (idea por demás apasionante que desarrollaré un poco más al final).



Esta serie de ataques al Cardenal Juan Luis, un pastor ejemplar, atacado desde su creación como Cardenal (yo estuve en esa Misa, un grupo de presión homosexual (el MHOL) interrumpió la Misa con pancartas y gritos violando el principio de libertad religiosa ante la indiferencia de las autoridades y - vale decirlo- sin lograr importunar al entonces recién creado Cardenal y al entusiasta apoyo de la mayoría católica que colmaba la plaza)



Estos ataques son la continuación de aquellos que se dieron a propósito de la inaudita rebeldía de la Universidad de Pando (justamente en un país que lucha contra la informalidad) y de sistemáticos ataques al Santo Padre y a diferentes cardenales y obispos en el mundo.



Yo esperé en vano que el padre Gastón manifestara públicamente su fidelidad a Cristo y Su Iglesia, su adhesión al Papa y al Magisterio, y desautorizara públicamente a sus supuestos defensores, pero no fue así. Saludo que hay guardado el prudente silencio, pero pienso que no bastó. El Cardenal por otro lado en su programa dominical habló con un respeto y cariño paternal del sacerdote en cuestión que dejó claro que sus coordenadas están más cerca a las de Dios que a las de los hombres. Como dije un ministerio episcopal ejemplar.



Finalmente los que atacaron al Cardenal fueron los mismos de siempre (fue hilarante ver a comunistas ateos pedir frente a la nunciatura que dejen trabajar a un sacerdote católico), éste salió fortalecido y los católicos más unidos.



Sirvió el episodio, penoso (de una inmadurez que sonroja por su tercemundismo) para algunas cosas interesantes.



-Desnudó la agenda de persecución religiosa en el plano de los medios de comunicación.

-Evidenció, con lista incluída, quienes apoyaban, por ignorancia o por mala fe, la campaña de instrumentalización del padre Gastón para atacar a la Iglesia.

-Se comprobó, una vez más la pobre formación en la fe que existe, la censura en los medios de una instancia para que el pueblo católico pueda conocer su fe y la necesidad de que los creyentes consuman más medios de comunicación católicos que secularizados. (no hay problema en que se consuman los dos, pero hoy la diferencia es pasmosa)

-Se empezó a bosquejar el origen de la crisis eclesial del siglo 20, en base a la falta de fidelidad al Magisterio, abandono de la obediencia, desapego a la ortodoxia y experimentos ideológicos

-Se comprobó que el "universo" de los medios anticatólicos no es el del pueblo creyente. (Unos publicaban en La República otros juntaban adhesiones por internet, otros expresaban su apoyo al Cardenal directamente)

-Se acabaron las excusas de que no hay persecución religiosa en el Perú.

-Se comprobó que existe una imperiosa necesidad de que los católicos hagan sentir su presencia y no dejarse atropellar por una minoría. Que esto también es educar al que no sabe

-La urgente necesidad de aplicar la "venganza del cristiano" que pasaré a explicar.



La "venganza del cristiano" es un término usado en una de sus cartas de despedida por Bartolomé Blanco, catequista de la Acción Católica Española, fusilado por su fe, quien al escribir a su familia pedía el perdón para ellos y devolver todo el bien posible a aquellos que nos procuran el mal. Es esta la "venganza del cristiano" que pienso corresponde en estos tiempos que corren.



Los enemigos de la Iglesia y los agentes de la secularización, aquellos incluso, que odian a la Iglesia aún sin conocerla, pueden esquivar nuestro pobre apostolado, pueden naturalmente ignorar a un miserable pecador que predica a Cristo, pero no nuestras oraciones.



Pongamos a estos atacantes en el primer lugar de nuestras oraciones, pidamos por su salud y conversión, no sólo en general, sabemos quiénes son, pidamos a Dios nombrando a cada uno, exponiendo sus virtudes, rogando porque Dios tenga en cuenta la sinceridad de sus reclamos, los sufrimientos y caídas que han ayudado a llevarlos al bando anticlerical. Roguemos porque los católicos tengamos la caridad para devolver todo el bien posible a aquellos que nos procuran el mal. El derecho defender la verdad y la libertad no quita el deber de amar hasta la Cruz.



Pienso que es lo que corresponde, empresa díficil ciertamente, el defender a la Iglesia y la libertad religiosa, defender al Cardenal y todos nuestros pastores, al Papa sobretodo, pero nunca atacar al mismo nivel a los enemigos porque ahí no hay caridad y entonces estaríamos renunciando a predicar al Señor y satisfaciendo las metas de los atacantes.




martes, 24 de abril de 2012

Latinoamérica Siempre Fiel



Por mucho tiempo he descuidado mis blogs, inclusive éste, que considero el más importante. Por generosidad de un tío mó, puedo ahora escribir más seguido.

He creído conveniente, empezar con estas -espero constantes- entradas nuevas con una visión de lo que creo que debe de ser este blo.



¿Por qué "Latinoamérica Siempre Fiel"? Escogí este nombre para mi primer blog, porque quería resumir un poco lo que pretendo ser y lo queme parece más importante.SIn duda tengo la bendición de darme cuenta que en toda reflexión seria que haga sobre mi vida y mi lugar en el mundo, necesariamente llegaré a Dios. No puedo mentirme a mi mismo, aunque lo intentase.



Pues bien, en estas reflexiones, sobre Dios y sobre el sentido de las cosas, trato de aterrizarlo en esa realidad visible que es la Iglesia y de manera preferente la Iglesia en estas tierras latinoamericanas.



¿Por qué Latinoamérica y no el Perú?, porque creo, y eso es algo que quería manifestar como una suerte de tesis, que la necesaria unidad latinoamericana , que por otra parte no se opone a la Patria, ya existe y es la fe católica. En efecto si bien es cierto que la conocida mayoría es, por así decirlo, de dudosa rigurosidad, si creo que no solo a nivel de población, experiencia vital o identidad social sino como vínculo entre todos los pueblos de Nuestra América.



Sin duda para alguno de mis pocos lectores esto podría resultar abusivo o forzado. Frente al antitestimonio constante de nosotros como sociedad y el intento (de desinformación o censura) de los medios de comunicación tradicionales, ideologías políticas exóticas o relajación moral de la que los creyentes somos no pocas veces responsables.



Pues bien, todos los que vivimos en Abya Yala, hemos escuchado no pocos discursos sobre la integración. Puede ser el sueño de Bolívar, puede ser la solidaridad de los pueblos desde una perspectiva socialista (con figuritas del Che Guevara, Salvador Allende o Fidel Castro), puede ser la cooperación económica desde una perspectiva capitalista (con fervientes recomendaciones a los tratados de libre comercio y la extracción de los recursos), puede ser inclusive un indigenismo a veces racista (que enarbola wiphalas y wenufoyes) o una nostalgia del colonialismo español (aquel imperio solar del que fuimos parte y que ya no existe más). Puede también ser una fe ciega en la República y en la democracia y en el "progreso" entendido desde el punto de vista de los organismos internaciones y las organizaciones no gubernamentales de "derechos humanos".



Muchas visiones sobre esta indoiberoamérica de la que somos parte, ciertamente todas con algunos elementos rescatables y, tristemente, también con efectos, no pocas veces fatales para el pueblo que pretenden defender.



Proyectos humanos, evidentemente perfectibles, pero que a mi humilde entender no agotan el reto y horizonte de nuestros pueblos.



Yo entiendo que la Unidad Latinoamericana pretendida por tantas voces, ya existe y es la fe católica. Esta fe de nuestros padres es, la que creo yo, inspira la síntesis cultural de las sociedades precolombinas y el imperio español, las primeras, síntesis a su vez, de diferentes procesos culturales acontecidos en estas tierras y el segundo, síntesis de la cultura occidental, con toda su riqueza clásica, feudal y ante todo , fortalecida por la Reforma Católica, el espíritu de las Cruzadas y la Reconquista Española, profundamente cristiana.



En efecto, con Occidente vino la fe, no una fe occidental, sino - habiendo surgido en Oriente Medio- ya universal, es decir católica, y por ello hecha para ser vivida por todos los pueblos, incluidos los que aquel glorioso 12 de Octubre de 1492, recibieron junto con el conquistador, la Buena Nueva, el tesoro más preciado de los que poseen nuestras naciones. Aquel tesoro que no nos podrá ser quitado por nada ni por nadie: La Fé Católica y el don del Bautismo.



He hablado con entusiasmo de esa Primera Evangelización Constituyente y sin duda muchos opositoresa esta aproximación, hablaran con no menos entusiasmo de las mencionadas perspectivas. Sin duda es bueno que esto sea así (el que en nuestros pueblos se pueda opinar). Pero yo manifiesto mi reconocimiento a que la Fe Católica es ese factor de la unidad tantas veces perseguida por nuestros pueblos.



Pienso en las fiestas patronales (necesitadas de purificación ante la profanación de los alcohóicos), en las Semanas Santas, con hermosas procesiones, tradiciones antiquísimas y templos llenos a rebosar, desmintiendo cada año los siempre constantes avisos de "disminución de los creyentes". También considero los crucifijos en las escuelas, oficinas públicas o las imágenes del Corazón de Jesús o la Virgen en cualquiera de sus advocaciones en las casas, en los parques, veo la Cruz de Cristo en los cerros y caminos y los nombres de nuestros hijos: Pedro, Josè, Juan, María, Pablo, etc. Considero los Te Deum en los aniversarios patrios. Veo el valiente testimonio de la firmeza en la fe de tantos Obispos y Cardenales vapuleados por la persecución. Veo a los jóvenes en tantas parroquias y movimientos eclesiales. A tantos sacerdotes en los Andes y en las Selvas y tantos laicos comprometidos.En fin una fe firme por más de 500 años no por ello excenta de caídas, pecados, e inclusive escándalos.

 Sí, yo sostengo que esa fe católica es la que nos une a todos los pueblos de Amèrica.

miércoles, 20 de julio de 2011

FELIZ DÍA COLOMBIA

















El Presidente Juan Manuel Santos, su esposa María Clemencia Rodríguez y sus hijos Esteban y María Antonia asistieron este miércoles en la mañana al tradicional Te Deum de Acción de Gracias, acto litúrgico que se celebra en la Catedral Primada en Bogotá y con el cual se iniciaron las celebraciones del 20 de Julio en el territorio nacional.El Himno del Te Deum —antiguo canto de alabanza y glorificación a Dios— fue presidido por el Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, monseñor Rubén Salazar, y contó con la participación de ex presidentes de la República, el Nuncio Apostólico, el Cuerpo Diplomático Acreditado en Colombia, Ministros del Despacho, Altos Mandos militares y policiales, autoridades civiles de Bogotá y Cundinamarca, y directivos del Congreso, las Altas Cortes y los organismos de control.Con esta celebración litúrgica y en el marco de la celebración de los 201 años de la Independencia Nacional, el Gobierno invitó a todos los colombianos a un momento de plegaria por la reconciliación nacional que asegure la paz y la tranquilidad del país.El Te Deum se inició con la lectura por parte del Presidente Juan Manuel Santos de un aparte del libro del Profeta Isaías —el correspondiente a los versículos 2-7 del capítulo 9—, donde el Señor anuncia la paz a su pueblo: “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande. Habitaban tierras de sombras y una luz les brilló”.Posteriormente se dio lectura a otros textos sagrados: el Salmo 84, la Carta del Apóstol San Pablo a los Filipenses y el pasaje del Evangelio según San Mateo de las Bienaventuranzas, en el que se destaca la recompensa para quienes trabajan por la construcción de la paz.A tono con este mismo mensaje de paz que caracterizó el Te Deum y durante la Homilía, Monseñor Rubén Salazar pidió para que los ciudadanos, los gobernantes y las autoridades puedan aclimatar plenamente la convivencia pacífica en nuestro país.Luego del oficio religioso, el Jefe de Estado participará en el Desfile Militar en la Plaza de Bolívar. También se propone asistir al Concierto ‘Tributo a la cultura afro, negra, raizal y palanquera’ en el Palacio de los Deportes. La jornada de la conmemoración de la Independencia Nacional concluirá con la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso de la República.

miércoles, 25 de mayo de 2011

En Te Deum Cardenal Bergoglio reclama humildad para construir Argentina







BUENOS AIRES, 25 May. 11 / 01:16 pm (ACI/EWTN Noticias)



Fuente: Aciprensa.com


Al presidir el Te Deum por los 201° años de la Revolución de Mayo en la Catedral de la capital de Argentina, el Cardenal Jorge Mario Bergoglio reclamó de todos sus compatriotas la humildad que se necesita para construir la Patria.
"Desde el camino de 200 años, el día de hoy nos invita a despertar una vez más a la humildad, a la humildad de aceptar lo que podemos y somos", dijo el Purpurado.
Esta fiesta alienta a los argentinos a "tener la grandeza de compartir sin engaños ni apariencias porque no olvidemos que las ambiciones desmedidas sólo lograrán que el supuesto vencedor sea el rey de un desierto, de una tierra arrasada o el capataz de una propiedad foránea".
Ante el jefe del gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, y otras autoridades, el Cardenal advirtió que "los maquillajes y vestidos del poder son una cáscara que llenan su vacío triste" y llamó a seguir el camino de quienes "lucharon por la patria más allá de las diferencias".
Asimismo destacó en este sentido a quienes "recurren a Jesús, aquel que los alivia, al abrazo tierno en el perdón o en la entrega solidaria de muchos que en las distintas actividades dan de la riqueza de sí".
El Primado argentino reclamó, además, "humildad" a los gobernantes y criticó la "veleidad" como un desvalor "que carece de toda propuesta", y al que consideró "un mal argentino".
Antes de finalizar la homilía, el cardenal Bergoglio invitó a los presentes en la catedral a rezar "desde el corazón" esta oración:
"Jesucristo Señor de la historia, danos la gracia de saber gozar de nuestra hermandad y amistad humilde que nos motive a construir juntos, porque nos sentimos hijos de tu Padre y Padre nuestro. Despierta nuestro corazón dormido en rivalidades y mezquindades, antes que sea tarde.
Que no escuchemos con soberbia y ambición los miedos que nos vacían y ahuecan, sino que carguemos el yugo suave del compartir sin manipular, porque es un deber de justicia con nuestros hermanos, con nosotros mismos, y contigo.
María de Luján, que te quedaste como Madre en nuestra tierra para que la sintamos como un don, y transmites la ternura de Dios con tu presencia, tus manos, tu silencio; escucha el gemido de tu pueblo por una 'justicia largamente esperada'.
Escucha el lamento silencioso de los que se destruyen porque no sienten la esperanza, de los que se esfuerzan a diario y les pagamos con sobras, de los que ya no tienen memoria de la ‘alegría de ser’.
Tu rostro nos dice que no hay agobio que nos hunda, porque mirando a tu hijo Jesús como tú lo miras, encontramos la paz hasta en los momentos más duros. Desde allí queremos recuperar la humildad que Él tanto nos enseñó, y que nos reaviva la confianza".












martes, 12 de abril de 2011

Opinión sobre el proceso electoral en el Perú



Bien, como saben yo no soy demócrata, respeto a quienes lo son, y respeto profundamente a la República, pero no creo en consensos, porque son efímeros, tampoco creo que algo sea bueno porque lo dice la mayoría, algo es bueno, o es verdad porque lo es realmente independientemente de que lo diga la mayoría o no.



En nuestro país el voto no es libre, es obligatorio y hay severas multas para quien no se someta al totalitarismo democrático, que no toma en cuenta la protesta del voto viciado. En fin, es lo que hay y se respeta. ¿Podría hacerse de otra forma? quizás. Pero no se si funcionaría, no lo creo. Por eso tenemos lo que tenemos y no está mal que sea así. La democracia nuestra permite que (casi) todos participen y puedan ser escuchados. Bien por eso.



Yo no creo en ningún candidato, creo que la palabra de ninguno tiene valor. Pienso que pueden firmar cualquier cosa porque su firma no vale nada si es que no hay consecuencias como pérdida del cargo o sanciones económicas. A mi edad sería ingenuo creer lo contrario. Pienso que los mítines, bailes, empapelamiento de ciudades, pintado de muros y disfraces, son una falta de respeto al pueblo. Pero respeto a todos los presidentes, puedo no creer en la democracia, pero siempre tendré el mayor respeto por las autoridades electas de acuerdo a nuestro sistema. Esto me parece lo correcto y así lo hago.



En fin no por no ser demócrata quiere decir que no tenga una opinión. y a pesar de que el sistema no cuenta votos viciados, nos permite opinar libremente y eso de de las cosas buenas que tiene la democracia. Creo que ha sido una campaña en la que han primado los insultos y los intentos de descalificar al rival. Esto demuestra que no existe un respeto real por el elector sino que se le percibe como un ignorante manipulable.



Esto viene de parte de los candidatos, los medios y los "líderes de opinión" o "especialistas", sí. pero también de los propios electores que no parecen respetar la opinión contraria, o sólo se someten a la voluntad popular, cuando ganan. Yo pienso y lo he sostenido que el primer filtro por el que se debe pasar es el de la defensa de la vida del concebido. Un tema particularmente sensible, por toda la maquinaria abortista de grupos como Manuela Ramos, Flora Tristán, Inppares, Unicef, etc



Si bien es cierto el presidente no tiene la potestad de aprobar leyes que atenten contra el primer derecho humano, que es la vida, la descalificación no viene por ahí; viene por el hecho de que no puede sentarse en Palacio quien piense que los derechos humanos no son para todos sino para un grupo. No puede por el hecho que la Constitución garantiza la protección del concebido además de que el aborto es la mayor violación a la democracia (por lo menos en abstracto) porque se supone que esta vela por la igualdad de derechos de todos. Y si los derechos humanos no son para todos, ni son derechos, sino privilegios, ni son humanos, sino para una élite.



Este es el primer y principal filtro, y casi nadie lo pasó. De los 5 candidatos favoritos, impuestos por las encuestas, los cinco aceptaban diferentes tipos de aborto: Esto convierte al proceso en viciado. (quizás ningún proceso es legítimo). Lo más triste es que esto no importó a la población y la gente de igual forma fue a votar, y escogió su candidato favorito.



En el Perú, los derechos humanos no son para todos. Es triste pero eso parece querer la mayoría. Sólo queda la esperanza de que la gente no conozca las repercusiones sociopolítcas y sobretodo prácticas del asesinato de niños. Y que de conocerlas reaccionen.



Finalmente quedaron dos candidatos, que a mi juicio, eran los menos preparados. Ollanta Humala, cuyo único oficio, ha sido ser militar, y que no tiene la capacidad de responder coherentemente a los cuestinoamientos hechos a su plan de gobierno; y Keiko Fujimori, bastante joven y con una carrera política que se reduce a haber sido congresista en un período.



Parece no interesar a nadie que quienes opten a la presidencia hayan tenido una carrera política exitosa o que hayan probado con hechos, que lo que buscan es servir al país y no servirse de él. En fin es lo que hay.




Mención aparte merece el papelón de Alejandro Toledo, candidato que ya había sido presidente y que tenía una fuerte alianza con quienes promueven el aborto y el estilo de vida homosexual. Toledo se llenó la boca diciendo que Humala y Fujimori, eran un peligro a lo que él entiende como democracia, para que cuando se le pidió renunciar en favor de otro candidato que lo evitaría. No lo hizo. No estuvo a la altura de la exigencia, y su soberbia pudo más que sus propias convicciones. Lamentable. Sólo deseo que sea el fin de su carrera política, para ya no verlo por aquí.




Otro caso fue el de PPK, lamentable porque apeló a tocamientos grotescos, bailes ridículos y huachaferías varias para ascender en preferencias (según encuestas claro) .Llegó a tercero. Una excelente campaña de Marketing, con souvenirs, como el simpático PPKUY, junto a otras menos afortunadas.






Opuesto a ello Luis Castañeda Lossio, un buen alcalde, hizo una pésima campaña, confirmando que hasta ahora ningún alcalde de Lima llega a ser presidente (y pensando en la alcaldesa actual, esperemos que esto siga).Nunca aprovechó su exitosa gestión edil, ni su experiencia en el IPSS, y no respondío claramente las acusaciones de corrupción, sembrando duda y desconfianza. Pésimo



Los pequeños, eran de todo, aliados de Sendero, payasos, oradores pésimos, resentidos, renunciantes, había de todo, y bajaron el nivel, ya de por sí bastante bajo. Yo pienso que Toledo y Castañeda deben considerarse en este grupo. Las cosas como son.




Finalmente pasaron a segunda vuelta los dos más odiados, o quienes tenían más voto en contra. Humala y Fujimori. Ambos representan dos visiones de país opuestas. Cada uno es cuco para una parte del país, y salvador para la otra. No extraña que los planes o propuestas no importen.



No subestimaré a quienes han votado por ellos. Yo digo que lo han pensado y bien.



Pienso que Humala representa la esperanza de cambio de este modelo económico que ha probado objetivamente su fracaso. También la demostración que el pueblo no tiene nada de ignorante cuando se trata de no dejarse llevar por contracampañas que en este caso fueron bastante ignorantes y francamente penosas.




Por otro lado Fujimori representa una reivindicación a todo lo positivo que tuvo el gobierno de su padre. Y que un copamiento izquierdista, liberal (caviar) trató de minimizar frente a los graves errores. El pueblo demostró también no tener nada de ignorante cuando demostró que sabe reconocer las cosa buenas sin dejar de condenar lo malo, mucho más inteligentes que tanto "especialista"o "analista político", e inclusive aquella maquinaria de adoctrinamiento, conocida como la "caviarósfera".




Ha veces he pensado que las elecciones no sirven ni para educar, pero quiero creer que a todos nos ha servido para descubir que NUESTRA parte del país, no es el país, que hay OTRA parte del país, que tampoco es el país. Y que necesitamos de todos, No hay buenos ni malos, sólo estamos nosotros, los peruanos.



Yo soy neutral en el modelo económico que se use, ambos son herramientas y ambos han demostrado objetivamente su fracaso. El tema es que se use bien, y sin deslegitimar el reclamo de cambio e inclusión que la parte del país (mayoritaria) que voto por Humala , pienso que él no está listo para llevar su modelo a cabo. No critico el modelo, critico al operador.



Pienso que Humala debiera hacer carrera política, empezando como alcalde, congresista, presdente regional, ministro. Así ahuyentaría con ejemplos el miedo de que convierta al país en un satélite del chavismo. (un miedo legítimo) Es para mí algo soberbio, lanzarse a la presidencia sin mayor carrera política. Creo que esto restaría más al modelo que propugna que sumarle. Pienso que es legítimo pedir un cambio, en el sistema que elija el pueblo. Respeto eso, pero pienso que a Humala le falta todavía más experiencia para hacerlo bien.



De manera opuesta, creo que el modelo de continuismo que propone Fujimori, y que la otra parte del país respalda, es más fáctible de realizar, no por ella, sino por la gente que la rodea y por la fiscalización que las ong y la sociedad civil puedan ejercer sobre ella. Respeto también a quienes quieren la continuidad del modelo y creen sinceramente que en algún momento beneficiará a todos. Pienso que Fujimori, en su intención de reivindicar su apellido, no cometerá los errores de su padre. (otro miedo legítimo). Aquí la sociedad civil y las ong (yo no creo mucho en estas últimas) tendrán el reto de fiscalizar cualquier atisbo de excesos. Creo que esto es más factible.



De manera que mi conclusión es que Fujimori, es una opción mejor que Humala. Yo no espero nada de ambos. Y no olvidemos que en cuanto a candidatos cualquier especulación es cuestionable. Los políticos son impredescibles, y los peruanos olvidamos pronto. En todo caso, creo que la perspectiva correcta es que debemos apuntar a ser una nación tan sólida como para que no importe quien sea el que se siente en palacio.



Hoy vivimos lo opuesto, cada parte del país se asusta cada cinco años con su respectivo cuco y viceversa. Pienso que es difícil pero es el derrotero adecuado.



Finalmente: El país no es homogéneo, no caigamos en el error que la parte propia del país, es todo el pais, yo creo en la Reconciliación en lugar del conflicto. y creo que los peruanos debemos estar unidos, venga lo que venga.




Ellos son sólo 2, nosotros 28 millones.

miércoles, 2 de febrero de 2011

El Vaticano cree que la Teología de la Liberación aún le falta desvincularse de las ideologías








"Todavía no ha sido suficientemente completado el trabajo teológico para desvincular la opción por los pobres de su dependencia de una teología de la liberación ideológica".


El arzobispo Joao Braz Aviz, prefecto de la Congregación para los Religiosos, ha afirmado que los valores de la Teología de la Liberación siguen siendo válidos, pero cree que no ha sido completado el trabajo para desvincular la opción por los pobres de las influencias ideológicas.


"La opción preferencial por los pobres es una opción evangélica de la que dependerá, sobre todo, nuestra salvación. Su construcción por parte de la teología de la liberación supuso una mirada sincera y responsable de la Iglesia hacia el vasto fenómeno de la exclusión social", dijo el prelado brasileño en declaraciones que publica el diario vaticano "L´Osservatore Romano".



Joao Braz Aviz, de 64 años, añadió al vespertino de la Santa Sede que Juan Pablo II afirmó en aquellos años que la teología de la liberación "no es sólo útil, sino también necesaria".



El prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Sociedad de Vida Apostólica recordó que las dos instrucciones vaticanas, en la década de 1980, "corrigieron temas ligados al uso del método marxista para interpretar la realidad".



"Pienso que todavía no ha sido suficientemente completado el trabajo teológico para desvincular la opción por los pobres de su dependencia de una teología de la liberación ideológica, como ha advertido últimamente Benedicto XVI", agregó el arzobispo.



La Teología de la Liberación surgió en Latinoamérica y el Vaticano vio el peligro de que los intentos de los teólogos de profundizar en la liberación de los pobres se vieran inspirados por ideas marxistas ajenas al mensaje cristiano.



Tras una primera instrucción vaticana del cardenal Joseph Ratzinger (noviembre de 1984), que denunciaba el peligro de "desviaciones doctrinales", se publicó una segunda en la que la Santa Sede reiteró la validez de la "opción preferencial por los pobres" y la de una "teología de la liberación" libre de elementos ideológicos ajenos al mensaje cristiano.



Ratzinger siempre se opuso a la misma y, ya como papa Benedicto XVI, cuando viajó en 2007 a Brasil dijo que el cambio de la situación política en América Latina propició también el cambio sustancial de esa doctrina.



jueves, 27 de enero de 2011

El Bloc de Notas Mariano



Una vez me dijeron que quien dice que rezar es fácil es porque no reza.



Nada más cierto, inclusive quienes tiene la virtud de la piedad altmente cultivada, reconocerán lo difícil que es moldear la voluntad, más aún para quienes vivimos en la ciudad en medio de la bulla del mundo.


Una idea que puede servir es usar el blog de notas para rezar el Ángelus (y el Regina Coeli en Pascua).Copie las oraciones en el bloc y guárdelo en el escritorio.


Al mediodía y a las 12 puede abrirlo y rezar, si no está solo en silencio.


¡No toma ni 5 minutos!.También se puede hacer con jaculatorias, oraciones personales e inclusive ya existen programas que muestran ventanas, con pensamientos y oraciones.


Todos los medios valen para acercarnos a Dios. Yo uso este, a alguien por ahí le puede servir.

miércoles, 26 de enero de 2011

La Iglesia al pie de la Cruz

(*)



La Iglesia y la Cruz


Yo recuerdo mucho como el Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II, papa , reflexionaba acerca de su sufrimiento y cómo se había dado cuenta que había como un Evangelio superior que era éste del sufrimiento. Ciertamente el Magno nunca renunció a su ministerio petrino, gesto sin duda madurado en la contemplación de Cristo en la Cruz, quien nunca bajo de ella.


Ante tanta persecución religiosa, con la censura de la prensa tradicional , y la indiferencia del gran público. Ante las infidelidades de tantos pastores y los falsos profetas. Ante el generalizado agnosticismo funcional, ese vivir como ateos declarándonos alegre e irresponsablemente como católicos, recuerdo las proféticas palabras de Pablo VI "el humo de Satanás ha entrado en la Iglesia".

En efecto, el misterio del Mal y su astutamente disimulada hediondez, se difunde por doquier.
Sí la presencia del mal es grave en la Iglesia, fuera de ella es dimensiones apocalípticas.

Pues bien sabemos que donde abunda el pecado sobreabunda la Gracia y considerada la infinita bondad de Dios, Su amor misericordioso, Ése que nos ama como si no existiese nadie más, sabemos que no pasa nada que Él no permita. Siendo todo lo que se deba lamentar exclusiva responsabilidad nuestra, Él sabe cómo sacar de las cosas más malas, cosas buenas. Lo ha hecho siempre.

Desde el dicho popular de "Escribe derecho en líneas torcidas" hasta las hermosas palabras que rodean el inmejorable "Felix Culpa" de Santo Tomás que se entona en Pascua, lo muestran.

Así pues creo que hay que abrazar la Cruz con humildad. Besarla con Pasión cómo tan bellamente ha sido representado nuestro Señor en lienzos y en películas.

Tener siempre marcada en el corazón la frase de Santa Rosa, "Fuera de la Cruz no hay escalera por la que se pueda subir al Cielo".

En efecto, a algunos les tocará sufrir la muerte por ser cristianos (Pakistán, Irak, Egipto), la cárcel (Asia Bibi), la traición (La Legión, fieles de diócesis donde ha habido abusos, otros), la demolición mediática (Cardenales Cipriani,Rivera,Rouco). A cada uno según su medida.

A algún cristiano podrá resultarle fácil defender su fe en la televisión, pero le costará digerir el que su Obispo le falle.
Otro podrá estar dispuesto a morir por su fe, pero no sabe dar razón de ella frente a sus amigos de trabajo o de Universidad.
A alguna Orden le será una santa virtud vivir la pobreza, pero se tambalea ante la crisis vocacional.

Cómo decía el Cardenal Juan Luis, "cuando se es fiel, la Cruz pesa"

No podemos escoger cruces de algodón, la Cruz no se acomoda a nuestra medida, somos nosotros quienes debemos acomodarnos a la medida de la Cruz.

El Señor sabrá quitarnos las seguridades que nos son más confortables y nos educará en aquellas que más parecen costarnos, ¿por qué? porque es ante todo un padre bueno.

Porque sabe que lo mejor a lo que podemos aspirar, por más rica y profusamente adornados que estén los medios, es a Él.

Lo sabe y se encarga de darnos lo mejor. Cooperemos con está santa pedagogía, abrazados cómo naúfragos a ése Bendito Madero que adorna nuestros cerros. Con la serena alegría del hijo tomado de la mano de su padre.

Hoy que nos toca abrazar la Cruz, y permanecer erguidos a sus pies. Miremos a la Madre de Jesús. Digámosle con la humildad de San Juan Diego Cuahutlatoatzin, Su confidente: "Soy mecapal, soy parihuela, soy cola, soy ala, yo mismo necesito ser conducido, llevado a cuestas"


Ella prolongó su Fiat al Señor inclusive hasta la Cruz.

Fortes in Fides!
*La foto es del gran Martín Chambi

sábado, 22 de enero de 2011

Pensamientos electorales




A continuación algunas de mis reflexiones sobre el fenómeno electoral

INGENUIDAD SUPINA DE LOS ELECTORES

En el Perú estamos viviendo el inicio de una nueva campaña electoral, los políticos vuelven a ensuciar nuestras ciudades, dividir a los peruanos, y a burlarse una vez más de la supina ingenuidad de los votantes.
En lo personal no creo en la democracia, pero respeto a la República, así como las autoridades elegidas por los tiernos votantes. Esto no impide que pueda analizar lo que sucede y emitir opinión.

Veo candidatos prometer el oro y el moro, y la pregunta lógica es ¿cómo se van a realizar estas promesas? ¿Con qué dinero?¿en cuanto tiempo? y la más grave aún ¿que pasa si no las cumple?¿nada?

Una persona inteligente ante alguien que le dice: si votas por mí voy a hacer tal o cual cosa, debiera preguntarse ¿que garantías tengo de que lo que me dices es verdad?

Por supuesto estamos hablando de votantes, cuyo nivel intelectual permite que bailen en mítines, coreen el nombre de un candidato por un kilo de arroz, se peleen entre ellos por tal o cual partido, no se indignen ante la invasión de carteles, pintas de cerros, paredes, etc.
Lo que más gracia me da es cuando alguien sostiene que su candidato es el mejor por tal propuesta, y cuando le preguntas ¿que garantías tienes de que cuando llegue a su puesto la realizará? te miran con esa cara de perplejidad que manifiesta el fin de la inocencia
La ingenuidad de los electores puede ser tierna, anecdótica, folclórica, sin embargo cuando eso me afecta y afecta a personas que me rodean (mi país) , pues ya no es gracioso. Es un ataque directo a mi propia seguridad y libertad y las de quienes me rodean. ¿Por qué tendríamos que someternos a los desatinos constantes del electorado? No es justo.

Esto se ha dado desde que era niño y sigue siendo así. Que siempre habrá malos y buenos políticos no es lo preocupante. Lo preocupante es ese aletargamiento de las poblaciones que creen cualquier cosa y no tienen la mínima formación de pedir pruebas. La muestra de pobreza intelectual que tenemos como población es pasmosa.

IMPOSIBILIDAD DE GARANTÍA DE CUMPLIMIENTO

Me he cuestionado si es que no podríamos tener como garantía el mismo cargo a la que estos políticos postulan alegremente, de manera que puedan firmar un compromiso de renuncia al cargo de no cumplir sus promesas. He consultado con abogados y políticos. Y parece que no es posible, requeriría un cambio de la Constitución, y de haber un documento no sería necesariamente vinculante.

Dentro de todo es una grata sorpresa el haber encontrado políticos dispuestos a firmar compromisos de esta naturaleza. Esta es muy esperanzadora. Lo celebro pero el tema de fondo es que no hay posibilidad de tener una garantía de cumplimiento de promesas, más allá del honor y la palabra empeñada.

Dados los hechos no se nos puede censurar por considerar esto insuficiente. Estrictamente podemos dar el beneficio de la duda, en no generalizar y considerar que todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Este es el curso de acción correcto, y lo esperable de personas que se guían por la virtud. Sin embargo hay que admitir que habiendo sido sorprendidos no una, no dos, sino muchísimas veces por funcionarios públicos electos que no sólo no cumplen lo prometido (total, nada les ata y la gente olvida, tan inocentes ellos) no pasa nada en absoluto. Bueno sí pasa, la condena moral de la población. Que siendo justos, tiene tanto valor como la palabra de los candidatos: sólo los sostiene la buena fe.

Y vuelvo a los siempre sorprendentes votantes: A nadie parece importarle. ¿Acaso no compruebas un producto antes de comprarlo? Al parecer no, nuevamente “el vivo vive del tonto y el tonto es su negocio”
El problema está planteado

RESPONSABILIDAD Y EXIGENCIA

Quizás la democracia sólo funciona para los crédulos, es posible. Pero siendo esta una construcción abstracta es susceptible de ser usada para bien o para mal. De manera que es necesario, dado lo expuesto, que sí exista una fiscalización a las autoridades electas. No ha funcionado efectivamente otra que no sea el escándalo, la denuncia pública. Esto no puede ser norma. Convierte a las instituciones en caricatura, y predispone los ánimos de la población a la Indiferencia. Indiferencia que quizá sea la causa escondida detrás de esa ingenuidad y credulidad electoral.

La responsabilidad es pues compartida, tanto del político que se aprovecha del ingenuo, como de éste último que no hace nada para salir de su situación. Aquel que piensa que ya que el Estado no funciona no me preocupo. ¿Por qué esperar algo siquiera del Estado? ¿Por qué esperar que alguien lo haga por nosotros? El Estado está ahí y es una herramienta, pero si se vuelve obsoleta y no puedo hacer nada por cambiar eso pues las soluciones las pongo yo. Así de simple.
Que diferente sería si como población tuviésemos algunas de la virtudes que exigimos a lo políticos.
Ciertamente hay tarea pendiente por los dos lados. La mejor forma de interpelar a los políticos electos no es con el ataque frontal (que no está de más) sino con la manifestación de independencia por nuestra parte.

Imaginen un Presidente o un Congreso esforzándose por demostrar que todavía son necesarios ¿lindo no?

Pero estamos muy lejos, pues esa independencia es muy difícil. Siempre se han necesitado líderes y si éstos no están a la altura es muy complicado que los dirigidos se alcen sobre sus cenizas.

Es más fácil prescindir del Estado que suplantarlo.
Es más fácil organizar un paro que campañas sociales que reemplazan la ausencia gubernamental

No nos lamentemos de la ineficiencia estructural, solucionémosla inclusive si esto implica, prescindiendo de su restructuración.

RENOVACIÓN Y MERITOCRACIA ¿COMPLEMENTARIOS EN LA CARRERA POLÍTICA?

En principio estoy siempre en contra de las reelecciones. Creo que muestran incapacidad, aprovechamiento y desvirtúan lo que se supone es la democracia (que me sigue sin convencer). En este orden cabe la réplica de que es necesario asegurar que los pueblos tengamos políticos de carrera. Gente que se dedique por sus propios dones a la labor política como cualquier otra labor en la sociedad. De manera que sí creo que los políticos deben rotar de cargos, hacer ésa carrera política: Pero no necesariamente en el mismo puesto. La idea es que roten que asciendan, que empiecen como delegado universitario o dirigente sindical y lleguen a la Presidencia. Esto es necesario para evitar los improvisados, carismáticos, artistas. Políticos para público con nivel intelectual de televidente.


Y es que un político no creo que deba ser necesariamente carismático. No es un monarca. Debe ocuparse de su labor de manera efectiva, pienso que a lo que se debe apuntar es que el protagonismo lo tenga la sociedad en su conjunto. Se entiende que, por ejemplo, el Presidente, el Rey o los Aristócratas puedan tener por consecuencia de sus cargos cierta afinidad con la gente, pero no es lo fundamental. Lo importante es que el sistema elegido funcione pues la historia enseña que los pueblos no nos hacemos problema por acabar con un sistema, poner otro, para más adelante regresar al anterior. El problema no es ése. El problema es que se pierde tiempo. Y ese tiempo que se pierde significa: gente que sigue en la pobreza, el subdesarrollo, muertes, exclusión.


La permanencia de un político en su cargo, en el caso de la democracia, debe en efecto estar signada por la meritocracia (sigo insistiendo que no en el mismo puesto). La vocación de servicio no debe ser una construcción demagógica sino una disposición real. Cómo esto no es tan fácilmente medible, los resultados son los que nos pueden ayudar a discernir quien debe quedarse y quien no.

¿CABE LA GRATITUD?


Una vez una amiga me preguntó por quien iba a votar y ante mi respuesta de que iba a viciar mi voto me dijo que era de los que esperaban que otro soluciones las cosas por mí. Pude argumentarle que es exactamente al revés. Al no esperar nada de los resultados electorales, tengo claro que las soluciones dependen de mí. (De nosotros en caso de grandes proyectos) Depende de los llamados "sociedad civil". Quienes esperan que papá gobierno o la autoridad elegida les solucione los problemas, generan justamente este carnaval de promesas, estas listas circenses, estas campañas como las conocemos.

Como dije, yo no soy demócrata, pero nací en un país que sí lo es, y respeto profundamente a la República y su Democracia (cómo no, sí es mi Patria). De manera que me esfuerzo por siempre mostrar respeto por las autoridades electas así desconfíe del sistema. La legitimidad siempre podrá discutirse, el respeto a la autoridad no. Si bien es cierto que no es que yo tenga muchas oportunidades de tratar con autoridades civiles, en las poquísimas oportunidades que he tenido, lo he hecho con el respeto debido y teniendo en cuenta los argumentos democráticos que sostienen su autoridad.

Esto me ha hecho reflexionar también sobre la gratitud. ¿es necesario ser agradecido con los elegidos? Pues sí, en principio, la buena fe nos hace aceptar que su presencia es fruto de una vocación de servicio. Que ese servicio me afecta directamente. El hecho de que el Estado esté ausente, que la corrupción e ineptitud nos toquen directamente, no elimina la cortesía del "gracias".

¿Por qué pienso que esto es así?, porque, y siempre continuando con el siempre saludable ejercicio de no generalizar, primero, estimula a quienes con sinceridad trabajan para mejorar las cosas, y si alguna vez se logra serán ellos quien lo hagan. Y a los otros, nada, pues no importa porque la idea es que ya no sigan ahí.

Estoy planteando ser agradecido con los políticos, a mi mismo me parece exagerado, dada la nauseabunda reputación que tienen. Pero alguien tiene que empezar a cambiar. Ellos no lo harán

viernes, 21 de enero de 2011

Ir a Dios






Ir a Dios

Hay una renuncia fundamental que los cristianos hacemos en el bautismo y repetimos en la confirmación. No recuerdo bien el rito pero básicamente dice que renunciamos a ir a métodos e instituciones en lugar de ir a Dios. Tiene lógica: todo método o institución eclesial tiene como finalidad que el creyente se encuentre con Dios, viva de Él, con Él y por Él. Cuando uno olvida esta renuncia endiosa la institución o el método y con ellos se endiosa a sí mismo.

Aparece entonces la soberbia institucional y la persona es capaz de criticar duramente la realidad que la rodea e incluso a sí misma pero jamás se atreverá a decir algo sobre la institución. Si comete errores son suyos, si acierta son aciertos de la institución. Ocurre así que esta va convirtiéndose en un diálogo de autoconvencidos que se refuerzan en sus propias ideas sin escuchar en lo esencial nada que venga "de fuera". Si alguien les hace notar los errores cierran filas y defienden la causa creyendo que defienden a Dios pero Dios ya no está ahí y los síntomas de su ausencia son el miedo, el apasionamiento, el vaciamiento progresivo de sentido, el activismo desenfrenado. Ya no se piensa creativamente, se exige un pensamiento único. Ya no se actúa desinteresadamente, todo se calcula según las conveniencias de la institución. Ya no se mira a las personas por lo que son si no por la utilidad que puedan tener.

Esta mentira termina por desalentar la auténtica vida espiritual. Se multiplican las normas, los cuidados de la imagen, los clichés, las frases de trinchera, los "megaeventos". Se busca conquistar, llegar más alto y más lejos pero se ha olvidado el amor inicial y se lo ha reemplazado por una militancia casi ciega. Los frutos son muy claros: pérdida de frescura, de alegría, desprecio explícito o velado por los que no piensan como la institución, ocultamiento de información, confusión ante situaciones nuevas, tensión interna, stress, falta de afecto, dureza de corazón.

Todo esto me recuerda un cuento que leí hace un tiempo en el que un occidental se enamora de una mujer china y para enamorarla aprende chino y se vuelve un experto, tan experto que comienza a viajar por el mundo dando conferencias sobre chino y se olvida de la buena mujer que lo esperaba y que fue el amor la motivación para aprender el idioma de Confucio.

Cuando esto ocurre hay una sola salida: la conversión real que sólo ocurre cuando hay humildad. Conversión que es pedir perdón a Dios y reparar. Conversión que pasa por reconocer que la forma de ver estuvo mal, el ojo estaba oscuro, que las bases estaban construidas sobre arena y no sobre la Roca que es Cristo. Conversión que lleva a recurrir a los viejos medios que en la Iglesia nos dejó el buen Maestro de Nazaret: los sacramentos, la caridad con los pobres, la búsqueda de la luz que sólo puede venir del Espíritu, la Palabra.
Y para eso el mismo Jesús nos dejó a Pedro, es él quien tiene la potestad de corregir y ayudar a sus hermanos en la fe. Paradójicamente se debe abandonar la institución para recuperarla en su sentido originario, sentido que no fue inventado por los hombres si no suscitado por el mismo Señor como un carisma dentro de la Iglesia. No se convierten las instituciones si no las personas que las forman.

Pensé terminar este post diciendo que la historia de la Iglesia está llena de ejemplos así pero se me ocurrió también que no basta reconocer una crisis ni decir que siempre hubo crisis en la Iglesia, es necesario cambiar de raíz, recuperar esa fundamental renuncia del bautismo que se quedó olvidada. Quedan las personas, la amistad y sobre todo Dios que nunca nos abandona.

miércoles, 19 de enero de 2011

Una oportuna visión sobre la política.





Fuente: Cruzamante.blogspot.com a su vez de conoze.com
Autor: Vittorio Messori


Ya que tanto se discute acerca de las reformas institucionales, sobre el indispensable cambio de sistema, puede ser interesante no perder de vista la perspectiva católica.

Es sabido que los hombres pueden organizarse según tres modelos fundamentales, si bien divididos, mezclados y entrelazados de modos diversos: la monarquía, la aristocracia y la democracia.

La Iglesia siempre ha llamado a no preferir en abstracto a ninguno de estos modelos así como a no excluir tampoco a ninguno de ellos: la elección depende de los tiempos, de la historia y de la idiosincrasia de los diversos pueblos. Así, si los últimos papas (pero empezando sólo desde Pío XII con el mensaje radiado la Navidad de 1944, cuya difusión fue prohibida, y no por casualidad, en Alemania y en la República de Saló) parecían preferir para el Occidente contemporáneo el sistema representativo parlamentario, se han guardado mucho por otro lado de hacer de ello una especie de dogma, como si fuese el único aceptable para un católico. Sencillamente, lo han considerado el más oportuno en estos tiempos para dichos países. Por los mismos motivos, la Iglesia no debe arrepentirse ni pedir disculpas por haber mantenido a sus capellanes en las cortes de los reyes del Antiguo Régimen o por haber considerado una Res publica christiana (pese a ciertas discusiones, pero no por causa del sistema de gobierno) a la de Venecia, que representa el sistema más ilustre de régimen aristocrático.

En aquellos tiempos, en aquellos lugares, con aquellas historias y temperamentos era lo que convenía. Y, sobre todo, se trataba de autoridades legítimas para las que regía el severo mandamiento del Apóstol: «Que todos estén sometidos a las autoridades constituidas; ya que no hay más autoridad que la de Dios y las que existen son establecidas por Dios. Así, quien se opone a la autoridad se opone al orden establecido por Dios. Y quienes se opongan atraerán sobre sí la condena... Es necesario estar sometidos, no sólo por temor al castigo sino también por razones de conciencia... Dad a cada uno lo que le corresponde: a quien corresponda tributo, tributo; a quien temor, temor; a quien respeto, respeto...» (Rom. 13, 1s, 5, 7).

Desde el momento en que la Iglesia no puede hacer «lo que le sale de la cabeza», no pudiendo «inventarse» una Revelación según la moda y las exigencias siempre cambiantes porque es esclava de la Palabra de Dios (tanto si ésta gusta como si no), el comportamiento «católico» específico ante los diferentes sistemas de gobierno debería juzgarse a la luz de este párrafo de Pablo y de otros del mismo tenor repartidos por el Nuevo Testamento. Entre ellos se encuentra la Primera carta de Pedro (2, 7), esa exhortación que es casi una síntesis, tan breve como eficaz, de la praxis cristiana: «Amad a todo el mundo, amad a vuestros hermanos, temed a Dios, honrad al rey.»

Ante estas citas y ante muchísimas otras que podrían exponerse, el problema no es achacable a la Iglesia «oficial», acusada por efecto de su historia de «asimilación al poder», o de «obsequiosidad con los gobiernos, sin importar el carácter de éstos». El problema se invierte para convertirse en el de los «contestatarios», los «revolucionarios» que, no obstante, afirmaban -y en algunos casos todavía lo hacen- inspirarse en las Escrituras para llevar a cabo su lucha política, cuando éstas dicen justo lo contrario.

No se cuestiona, pues, la legitimidad «cristiana» del jesuita del siglo XVII, por poner un ejemplo, consejero del rey en Versalles; en todo caso, la del sacerdote guerrillero o el catequista revolucionario. Puede parecer desagradable pero es necesario atenerse, si se desea hacerlo, a la Palabra de Dios; o si no, inventarse otra acorde con la propia ideología.

El pensamiento católico, pues, no ha hecho un absoluto de ninguna forma política, como en la actualidad (tras despertarnos del sometimiento al «rojo» y de la borrachera «comunitaria») corremos el riesgo de hacer con el sistema democrático-liberal-capitalista que celebra inquietantes triunfos en su patria, los Estados Unidos de América.

El pensamiento católico siempre ha tenido en cuenta que todos los regímenes -hasta el más perfecto sobre el papel, el más noble en teoría- luego lo encarnan hombres a los que el pecado original ha legado una mezcla de valor y cobardía, de altruismo y egoísmo, de grandeza y de miseria.

Así pues, a lo largo de los siglos el esfuerzo de los hombres de la Iglesia se ha decantado menos por el perfeccionamiento de las estructuras y más por el de los hombres. Más que aspirar en abstracto a un «buen gobierno», ha intentado contribuir a formar «buenos gobernantes». La mejor estructura sociopolítica derivada de la teoría puede llegar a convertirse en una pesadilla si la dirigen hombres indignos.

El cristianismo no es un asunto de ideólogos iluministas que se encierran en sus aposentos o en las charlas de salón o de convenciones con el fin de elaborar proyectos para «el mejor de los mundos posibles». El creyente debe sustituir aquel aroma de muerte de los principios teóricos por la realidad de la vida, el pragmatismo de la relación que no se encuentra en las estructuras anónimas sino en las personas, en su contradictoria amalgama de humanidad. La política no se redime con los «manifiestos», todo lo más redimiendo a los políticos y «purificando el corazón» del pueblo que los lleva al gobierno y los apoya.

Bajo este punto de vista también se juzgaría el grandioso esfuerzo de las órdenes religiosas, sobre todo de aquellas que surgieron después de la Reforma protestante, cuando se intentaba reconstruir una sociedad desgarrada. Es decir, del esfuerzo de los jesuitas, barnabitas, escolapios y tantos otros para asegurar una formación católica a la clase dirigente.

Solamente una superficialidad de antiguo contestatario puede escandalizarse porque aquellos religiosos parecieran favorecer a los hijos de los ricos, de los poderosos, de quienes «cuentan» (sin olvidar que los hijos de la gente pobre en modo alguno quedaron abandonados a su suerte, ya que junto a los «colegios para nobles» de jesuitas o barnabitas siempre surgieron colegios, oratorios o talleres para los abandonados). Quien se escandalice no comprende el punto de vista que debería adoptar el creyente: el prius no es la lucha para cambiar el sistema de gobierno en abstracto, que es siempre relativo, imperfecto e insatisfactorio, dado que el bien absoluto no existe en estas materias y lo máximo a lo que puede llegar la política es a limitar los daños. El prius resulta ser el compromiso para colocar en las estructuras de gobierno a buenos gobernantes. Así, formar para el deber, el sentido de la solidaridad, de la justicia y de la moderación a los vástagos de las familias nobles destinados a gestionar los poderes públicos en un futuro era la forma más eficaz de ocuparse también de la suerte del campesino, del obrero y del artesano que habrían podido sufrir los efectos prácticos de ese poder.

Por esta razón no se predicó la revuelta (cuyos resultados ya hemos visto por otro lado; y que, además, estaba descartada en las Escrituras). En cambio, sí se tuvo en consideración que la intervención sobre «los de arriba» mediante la formación evangélica de los políticos y, luego, mediante el mayor grado posible de cristianización de la política, resultaba mucho más social que la llamada a «los de abajo», con la demagogia hacia las masas. Por lo demás, eran siempre conscientes de la relatividad de todas las estructuras terrenales: «Ya que no poseemos aquí abajo una ciudad permanente sino que vamos en busca de una futura» (Hab. 13, 14); «Nuestra patria está en los cielos y allí esperamos a nuestro Señor Jesucristo como salvador» (Flp. 3, 20).

Obviamente, éstos sólo son apuntes sobre asuntos que hasta hace poco el creyente daba por descontados, pero que ahora corren el riesgo de parecer escandalosos. Son apreciaciones que pueden ayudar, de todos modos, a comprender el pasado y a intervenir sobre el presente, con vistas al futuro, sin salirse del sendero de una tradición milenaria.