lunes, 18 de agosto de 2008

Fernando Lugo


Fernando Lugo, juramentó como presidente del Paraguay, es un caso curioso, un tema incómodo. No trataré de hacer un analísis político, que excede a mís capacidades además que yo pretendo que este sea un blog de mis opiniones (aparte creo que nadie lo lee), yo pienso, que hay cosas que cuestionarse, ¿cómo es posible que un ex obispo salga electo?, ¿acaso no lo formaron bien cuando era sacerdote?¿acaso el pueblo ya no es católico?, son preguntas que responden a la fe, que es el fundamento de la identidad Latinoamericana.
Escucho sus palabras y parece ser un demagogo más, yo espero equivocarme, realmente espero que sea un buen presidente para el bien del Paraguay, pero es sintomático ver de que gente se rodea, un Chavez aspirante a (o ya) Dictador, un Correa que persigue a quienes no piensan como él, un impresentable Leonardo Boff, etc. Por lo que se ve parece que de su formación católica no quedó nada.
Esta mazamorra, religiosa política, esta confusa instrumentalización de la fe para fines políticos ¡de izquierda!, es la razón por la que la Iglesia, prudentemente prohíbe canónicamente, que los religiosos, interfieran en política. Destaco también la actuación sobria y cuidadosa de la Iglesia, lástima que el socialismo dificulte un a visión clara de las cosas, realmente con esta rueda de prensa no veo que empieze bien, dar tribuna a demagogos es un mal comienzo. Lo importante es que si bien es cierto no se vaya a avanzar mucho, por lo menos que no le haga retroceder. Que la corrupción precedente tantas veces citada sea motivo de cuestionamiento para que los socialistas (tan amigos de la misma)sean fiscalizados por su pueblo.
Es un momento difícil que Latinoamérica, siempre fiel, debe acompañar con Oraciones y ofrecimientos, para que el Paraguay viva una auténtica libertad, y sea el pueblo que no los dirigentes socialistas quien pueda ser dueño de su propia libertad y soberanía.
Otro elemento a ver es la manera en que los presidentes socialistas visten, deliberademente informales, irreverentes,haciendo creer que ser pobre es sinónimo de desaliñado, es un insulto a los pobres y una muestra de demagogia,lo cual espero no se traduzca en un mal gobierno.
Esperemos pues que el anhelo de figurar que tienen los socialistas no obstaculice un manejo serio y responsable de esta Nación.La gran tarea es de los Paraguayos de no dejarse alienar por el socialismo, de levantarse de toda la corrupción que dejó -como dicen- el Partido Colorado. Roguemos que el Paraguay pueda vivir una auténtica Libertad integral.

Nuestra Señora de Caacupé interceda por esta Nación Latinoamericana.

3 comentarios:

JORGE dijo...

Lastimosamente el mensaje que da es que la esperanza no estaría en Dios sino en las cosas temporales.

Otro aspecto de cuidado, es que la futura ministra de la mujer ya se ha pronunciado abiertamente pro-aborto.

Kike dijo...

¿Cómo que nadie lee el blog? ¡Hey, no nos insulte a sus lectores, señor Mazzotti! ¡Ja, ja, ja!

Francamente, escucho a Boff en este video y no lo puedo creer. Me parece estar oyendo a un náufrago que ha sido rescatado luego de 40 años y ha vuelto a la civilización sin darse cuenta de que todo ha cambiado desde que se hundió en su islita ideológica; o me hace pensar en un enfermo mental que no tomó su pastilla hoy, completamente fuera de la realidad.

Y Galeano... ¿no que no quería hablar mucho? ¡Ja, ja, ja! Y Cardenal... uh, ni te digo. Ese, más bien, me da pena. No confío en ningún sacerdote que le dedique un poema a Marilyn Monroe y se vista con guayabera.

Salud.

Marcos V Mazzotti dijo...

Gracias por comentar.
En efecto lo ridículo de la demagogia socialista daría risa si no fuera por lo macabro de sus consecuencias.
Debemos seguir rezando por el Paraguay.